Nieve de Chamoy, una editorial en el mundo digital

Imagen

Alberto Cruz de Revista Desocupado charla con Mónica Braun sobre la edición digital y el panorama de la industria editorial y los lectores en México. En Nieve de Chamoy, «nuestra primera motivación es hacer libros chingones».

Nieve de Chamoy es un sello editorial que se ha enfocado desde su creación en el ámbito digital; en la elaboración de ebooks, apps y libros impresos. No solo se destaca la funcionalidad técnica de sus trabajos sino el diseño y la experiencia del lector. Nieve de Chamoy conjuga el trabajo multidisciplinario tanto de las labores de desarrolladores como de los editores, siguiendo así un trabajo que otorga al lector una grata experiencia.

Mónica Braun, Directora editorial de Nieve de Chamoy, platicó con la Revista Desocupado sobre el nacimiento de este proyecto y lo que ha implicado incursionar en el panorama digital y literario, así como impreso.

¿Cómo nace Nieve de Chamoy y qué busca al iniciar una editorial nueva?

Nosotros empezamos, mi socio Ramiro Santana y yo, haciendo conversión de libros a ebook desde hace 4 años, pero no con los programas que existen para hacer conversaciones, sino con el desarrollo desde cero, con programación. Mi socio es editor, de hecho trabajábamos juntos en una editorial, pero él también sabe sobre desarrollo y es muy buen procesador.

Yo tengo mucha experiencia editorial, entonces decidimos independizarnos, un movimiento muy audaz. Un poco para dar esos servicios en edición digital y para hacer aplicaciones; pocas empresas pueden presumir de tener el desarrollo en manos no de un ingeniero, sino de un editor.

Es un cambio importante ya que hay un ojo editorial en los productos, que hace que el diseño esté padre, que comuniquen efectivamente, que no tengan errores. Es mucho más que programar, nosotros lo vemos como un trabajo editorial. Como son los trabajos editoriales pero con otros soportes, con otras herramientas.

Así empezamos, y ya estamos trabajando con clientes y haciendo libros, por mero capricho dijimos: «Vamos también a sacar nuestros libros, los que nos interesan, por mero amor al arte». Publicamos novelas sobre todo, ensayos, un libro de poesía, pero generalmente novela.

Y así empezamos a publicar autores, algunos renombrados, otros nuevos o en su primer novela, eso nunca nos ha importado. No nos ha importado si son vendedores o no son vendedores; el texto nos debe parecer valioso, literariamente hablando, bien escrito, serio. Serio en el sentido de la literatura «de a veras», porque muchos de nuestros autores son todos menos serios, son muy, muy irreverentes.

Yo creo que en la industria editorial la mayoría de las veces en papel y ya después piensan en mudarse a digital. Nuestro proceso fue al revés, hay mucha gente que se resiste al libro electrónico todavía, es por eso que un día decisivo que íbamos a publicar en papel.

Panorama general de la industria editorial digital

Ha crecido y variado crecimiento, pero el crecimiento es lento en México, en otros países es distinto, somos muy conservadores en este país.

Es conservadurismo, no sé, miedo. Te voy a decir qué pasa, son especulaciones mías, yo creo que los chavos no leen mucho si no es en una pantalla, pero leen otro tipo de contenidos.

Creo que los chavos leen poca novela sería, leen sagas o bestsellers . Los compradores de libros tradicionales se resisten al cambio, porque es gente enamorada de los libros, del objeto que es el libro y de las ediciones que ha atesorado por décadas, le cuesta mucho, siente poco apego emocional al libro digital por que es más impersonal , por que es intangible.

Aunque yo no siento eso. Yo leo mucho más en digital que en impreso por que ya no caben los libros. Llega un momento en que dices «no tiene sentido tener el libro impreso». Hay ciertos tipos de libros que están incluidos en el texto; pero los libros de arte con otro tipo de diseño, como objeto, siguen siendo más apetecibles en impreso.

Los lectores digitales no leen tanta literatura, eso es lo que pasa, yo siento. Además están acostumbrados a tener millones de contenidos en línea gratuitos, piensan: «¿Cómo por qué voy a pagar ochenta o ciento cincuenta pesos por un libro, si lo puedo buscar en PDF?», O leer otros contenidos y se la pasan leyendo lo que hay en Facebook, lo que se publica gratis.

O sea, no están acostumbrados a pagar, en cambio los lectores están acostumbrados a comprar los libros.

Oferta digital, qué hay detrás del trabajo editorial

Nosotros quisimos desde el principio que nuestros libros electrónicos tienen bonitos, dentro de las limitaciones que tienen los soportes digitales. El texto es líquido, van a haber huérfanas y callejones que ya no tienen sentido en un libro digital. Dentro de esas salvedades cuidamos que nuestros libros sean muy bonitos; que tengan una tipografía bonita, que tengan colores bonitos, que tengan monerías, adornos si vienen al caso.

Tratamos de lograr que la experiencia sea lo más estética posible en un libro y eso también es algo que hemos cuidado mucho.

Entre el mejor hecho está el libro, el lector se da menos cuenta de que está bien hecho. Solo te das cuenta cuando algo es feo por que te distrae. Nosotros cuidamos mucho el aspecto de nuestros ebooks.

La inagotable oferta editorial

Hemos invitado a algunos de nuestros autores por que son conocidos, amigos. Yo tengo muchos amigos en el medio, escribí poesía, entonces vengo de ese medio. Otros se acercan a ofrecernos sus textos, en este momento tenemos en dictamen como diez novelas. El catálogo de Nieve de Chamoy se conforma de trece títulos ya publicados en digital e impreso, empezamos a pasar todo a impreso hace poco más de un año.

¿El libro como objeto sí podría ser sustituible?

No, para nada, es como pensar en que la televisión acabó con el cine, o el cine acabó con el teatro.

En Estados Unidos el mercado es muy diferente, nosotros tendemos a imitarlo pero años después. En Estados Unidos, alguien saca un libro, independientemente de que esté bien hecho y empiece a vender y vender, y el autor vende muchísimo, se hincha de dinero y luego lo que buscan de la editorial tradicional para la firma con ellos y publicarlo por que ya saben que vende, eso es algo que podría pasar perfectamente aquí pero quién sabe cuándo.

Entre menos editores profesionales hagan los libros, menos va a pasar por lo que es tan fácil, aparentemente. Compras un programa que te hace el ebook, que es horrible, lleno de errores. Hay gente que cree que puede prescindir del editor, que es lo grave de estas herramientas.

El mercado está lleno de ediciones muy malas, de por sí pasa en papel, en pasaje digital más, hay demasiada oferta, hay más libros que lectores.

Vendemos más en papel que en digital, pero de entrada nuestros libros no son muy comerciales, no viven de nuestros títulos nos permite tener libros que nos gusten, los socios.

No es nuestra primera motivación la venta, nuestra primera motivación es hacer libros chingones.

La novela es lo que más nos gusta, con un lenguaje difícil, no nos gustan los libros fáciles, la novela, la voz propia del autor, los riesgos estilísticos, tenemos libros como Legión de Pablo Soler Frost, un libro difícil de leer que ocurre en la Edad Media, no es un libro fácil, no nos interesa el mar fácil, nos interesa el mar una obra de arte y eso aspiramos a publicar.

Acerca de la literatura actual

Hay mucha riqueza, pero se diluye por lo que estamos inundados de demasiadas cosas, cualquiera puede publicar cualquier cosa, pero la literatura mexicana siempre ha sido una maravilla. Somos un semillero de talentos en este país.

¿La gente realmente no lee?

Sí, lo he visto, sí lee pero lee mucha basura. Claro que la gente lee todo el día, estamos pegados a la pantalla leyendo, todos estamos leyendo, al acto de la lectura todos le dedicamos horas. Métete al metro y la gente está pegada a la pantalla, eso es leer.

El problema es qué es lo que está leyendo, qué te deja esa lectura, escrito por quién, en ese mar de información que está en línea puedes leer El Quijote y puedes leer la nota roja del día, puedes leer lo que sea, cierto o falso

Expectativas

Aspiramos a consolidar nuestro catálogo, que llega el momento en que sepas que te va a gustar algo de Nieve de Chamoy por que es de calidad.

Aunque nunca hayas oído hablar del autor, creo que toda la editorial seria aspira a eso, a que el lector confíe en que el criterio detrás de ese sello es el nivel de calidad que vas a encontrar en esos títulos, por que no cualquiera publica ahí, a eso aspiramos, calidad más que cantidad.

Encuentra el artículo aquí .

Noticias